Ferrofluido

Ferrofluido

El ferrofluido es un líquido que se polariza en presencia de un campo magnético. Los ferrofluidos se componen de partículas ferromagnéticas suspendidas en un fluido portador, que comúnmente es un solvente orgánico o agua. Las nanopartículas ferromagńeticas están recubiertas de un surfactante para prevenir su aglomeración a causa de las fuerzas magnéticas y de van der Waals.

Los ferrofluidos, a pesar de su nombre, no muestran ferromagnetismo, pues no retienen su magnetización en ausencia de un campo aplicado de manera externa. De hecho, los ferrofluidos muestran paramagnetismo y normalmente se identifican como “superparamagnéticos” por su gran susceptibilidad magnética. Un auténtico fluido ferromagnético es difícil de crear en la actualidad, requiriendo elevadas temperaturas y levitación electromagnética.

Se han hecho innumerables experiencias artísticas con este fluido, consiguiendo resultado realmente increibles, por lo que en bitmondo estamos comenzando a experimentar con ello y prontamente pondremos a disposición de todos los resultados de dichas experiencias.

Si hay más gente que este experimentando con estos materiales y desee mostrar y comentar sus experiencias este es el lugar para hacerlo, comunicate con nosotros a través de los comentarios.

Pronto en la sección Laboratorio más sobre este fascinante material.

Ferrofluido

Ferrofluido Casero

Es posible elaborar un sencillo ferrofluido por medio de pequeñas partículas magnéticas mezcladas con aceite mineral, vegetal o automotriz (SAE10 u otro tipo de aceite ligero). No se deben utilizar limaduras de hierro pues son demasiado grandes. Las siguientes son buenas fuentes de partículas magnéticas pequeñas:

  • Polvo de ferrita
  • Toner magnético de impresora láser
  • Polvo de inspección magnético, usado en negocios de soldadura
  • Partículas de lana de acero quemada
  • Partículas raspadas de la superficie de cintas de vídeo
  • Partículas extraídas de la arena por medio de un magneto y una bolsa de plástico (ver vínculos externos)
  • Tinta magnética, empleada para imprimir cheques

Una proporción de 1:1 entre aceite y polvo magnético da buenos resultados.

Sin embargo, estos fluidos no tienen buena estabilidad, tendiendo a la acumulación de las partículas y la rápida pérdida de propiedades. Los ferrofluidos profesionales utilizan emulsificantes para suspender partículas magnéticas aceitosas muy finas, de menos de un micrómetro de diámetro (octano o queroseno) en agua.

Las manchas de ferrofluido son casi imposibles de limpiar, por lo que se recomienda precaución al mezclar o utilizar estos materiales.

 

Be Sociable, Share!